viernes, 31 de agosto de 2012

¿Qué es el programa FiNes 2?



“Desde hace años la nación realiza esfuerzos para desterrar el analfabetismo y que sus habitantes cumplimenten la Educación Primaria y la Educación Secundaria.
Mediante la Ley nacional 26.206 y la Ley provincial 13.688 el Estado asume la responsabilidad indelegable de garantizar el derecho a la educación, promoviendo experiencias educativas transformadoras que involucren a todos los sujetos.
A pesar de estos esfuerzos, en la actualidad existen cerca de 78.000 trabajadores de ambos sexos que no han finalizado la Escuela Primaria, y 88.800 que no han finalizado la Escuela Secundaria.
Por estos motivos, el Ministerio de Educación de la Nación, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, impulsan el FinEs 2 (Plan de Finalización de Estudios Secundarios) mediante la Resolución 3520, renovando de esta manera el compromiso con los jóvenes y adultos que no cumplimentaron el Nivel Secundario obligatorio[1].


El programa FiNes 2 tiene como objetivo político-pedagógico garantizar la terminalidad de la escuela secundaria. Es necesario que como profesores y profesoras seamos conscientes de la importancia y de la responsabilidad ética de construir en el aula experiencias y procesos educativos. En este sentido, es recién en el 2006 con la Ley de Educación Nacional  que el gobierno nacional (conjuntamente con las provincias y los sindicatos docentes) se proponen como objetivo central debatir sobre la necesidad de distintas alternativas que logren “recuperar” a los que ya fueron  expulsados del sistema educativo históricamente elitista. Desde esta perspectiva, los y las docentes tenemos responsabilidades éticas y políticas para que nuestras prácticas dentro de las aulas no se conviertan en posibles actitudes que fomenten una “segunda exclusión”: (…) la educación es un acto, una acción que unos seres ejercen sobre otros con un propósito desmesurado. Que parte, pero no se agota, en la transmisión de conocimientos y que no se restringe nunca  a la adquisición de un saber. Eso puede suceder y no necesariamente hay un acto educativo. Para que haya acto educativo tiene que haber intencionalidad, apetito de vínculo y promesa de transformación del ser”. (Antelo: 2010,177).


[1] Presentación del Proyecto extraído del sitio web de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. En línea: http://abc.gov.ar/lainstitucion/sistemaeducativo/planfinalizaciondeestudios2/default.cfm